sábado, 27 de junio de 2009

"Marta"


Parecería la trama de una película, esta mañana, leyendo en internet algunas informaciones sobre la muerte del Rey del Pop, me topé con una noticia que me llamó poderosamente la atención. Un joven de 20 años habría asesinado a su ex novia de 17, Marta del Castillo Casanueva.

Un asesinato quizás premeditado, la joven vivía en Sevilla (España), una adolescente querida por sus amigos y familiares. La noche del 24 de enero de 2009 salió con sus amigos y ya no volvió a casa.
Luego de semanas de angustia Miguel Carcaño, ex novio de la víctima, confesó haber matado a Marta con un cenicero de un golpe en la cabeza.
Él mismo lo dijo, ¿qué lo llevaría a cometer semejante barbaridad? ¿los celos? ¿la demencia? quién sabe. Lo cierto y lo concreto es que hasta hoy día no se ha encontrado el cadáver de la joven.
El homicida confeso dió varias versiones, supuestamente el cuerpo fue lanzado al río Guadalquivir desde un puente, también dijo haber dejado el cadáver en un vertedero con la ayuda de dos o tres personas más, quienes están siendo investigadas por la policía española. Jugando con la tristeza de sus padres, amigos, con toda España y quizás el mundo que está conmocionado con tan gran tragedia.
Casos similares a éste ocurren en muchos lugares, ¿hasta dónde es capaz de llegar el ser humano?... ¿a quiénes culparemos? ¿a los padres? ¿a la sociedad?... Para mí esto no tiene explicación, no logro entender cómo el hombre va degradándose, ¿ley de la supervivencia? ¡qué absurdo!. Lo que me resta decir es: Que se haga justicia por Marta y por las miles de víctimas de asesinatos, secuestros, violaciones y los delitos que dejan su huella imborrable en los seres queridos.
sí, maldad y bondad viven entre nosotros...

Aquí les dejo un video dedicado a la memoria de Marta del Castillo, uno de los tantos videos hechos por sus amigos y gente que se sintió conmocionada por su trágica muerte.

video

Escrito por un amigo, Jesús Daza Ramos (youtube):
De nuevo sonaron los lamentos en el cielo, las almas lloraban porque a ti te recibieron.
Eras joven, inocente, de ilusiones, tu corazón lleno con tus amigos, tu familia, momentos malos y buenos.
Eras dueña de tu destino, creadora de tus sueños.
Eras libre, eras fuerte, tu juventud vivías con esmero.
Tu sonrisa y tu juventud eran tus mejores compañeros.
Jamás pensaste que el destino te deparase un mal certero.
Tu error fue enamorarte del lobo con piel de cordero.


Ese maestro del engaño, galán oscuro de mal agüero, regalaba tus oídos, con sus piropos y con sus te quieros. Mientras te ahogaba la vida, con sus mentiras, insultos y celos.
Los ojos tenías vendados, el engaño jamás advirtieron, tu inocencia te decía que eso no podía estar sucediendo.
La gente te advertía, tu corazón te decía: lo quiero noche tras noche, día tras día; el dolor iba en aumento.
Finalmente la venda caía, tras tantos malos momentos.
Intentabas aferrarte a la vida, olvidar el daño hecho.
Ibas recuperando tu vida, de nuevo eras dueña de tu pecho, salías con tus amigas, con tu familia sonreías de nuevo.
El pasado se desvanecía y tu vida la seguías viviendo.
Tristemente el lobo volvía, se le cayó el disfraz de cordero.


Caíste en sus garras, dulces palabras que a ti te perdieron.
No volvimos a ver tu sonrisa, no volvimos a verte riendo.
Y hoy desde el cielo de Sevilla tú nos estarás viendo.
Una Sevilla que no te olvida, que luchará sin miedo.
Este triste día, volvieron a sonar lamentos en el cielo.




Fuente: 20minutos.es si quieren conocer cronológicamente la historia de Marta pueden visitar el link http://www.20minutos.es/noticia/458093/0/marta/castillo/cronologia/

1 comentario:

Verónica dijo...

Es lamentable cómo el ser humano es capaz de realizar el mal a una persona que queremos. No tiene nombre ni justificación lo que ha hecho este muchacho. Le he leído esta noticia en ABC de España. Ojala no ocurra esto en Paraguay, aunque sé que hay antecedentes. Por ejemplo, un señor que descuartizó a su novia, esparció las partes del cuerpo en distintas partes(lugares), en Lambaré creo que se hallaron una de las partes. Es un caso viejo, pero vale la pena recordar.