miércoles, 12 de agosto de 2009

Analizando el cierre de las radioemisoras venezolanas


La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), organismo regulador de la Telecomunicación de Venezuela, dispuso la interrupción de las transmisiones de 34 emisoras de radio por contar con irregularidades en la licencia o en la administración.

Esto se dio a raíz de que el mes pasado se realizó un censo de las emisoras que funcionan en el país, para el que se solicitaba a las concesionarias que presentaran la documentación que avala la vigencia de su licencia.

Algunas irregularidades son las siguientes:
•Traspasos ilegales de la titularidad de las licencias.
•El fallecimiento del titular de la licencia de transmisión.
•La renuncia del anterior titular.
•No contaban con el permiso correspondiente para la emisión o éstos habían vencido.
•No presentaron los recaudos necesarios exigidos por la Conatel.

Se había manifestado en un principio que era una medida dictatorial pero lo que sucedió es que se les vencieron las licencias y no fueron renovadas. Se sabe que el Estado es el dueño del espacio radioeléctrico y otorga licencias por un tiempo determinado.

Las radioemisoras deberían acatar los requisitos que exige la Conatel para poder seguir transmitiendo con total libertad, una vez vencida la licencia podrían prorrogarla para tener la habilitación correspondiente, hecho que no aconteció con estos “monopolizados” medios de comunicación.

¿Por qué digo monopolizados? porque estos medios se encuentran en manos de unos pocos, son empresas lucrativas. Son grandes empresarios y/o tienen cargos importantes pero además se dedican a la comunicación.

Los afectados manifestaron que se violaba la Constitución Nacional o que se restringía la libertad de expresión. No lo veo de esta manera, pues como afirmó la directora de Radio Nacional de Venezuela (RNV), Helena Salcedo: “el gobierno solo está realizando la revisión del espectro radioeléctrico para determinar que no están cumpliendo con la legalidad en esa detección los monopolios por parte de familias, figura que está vedada en la Ley Orgánica de Telecomunicaciones".

Los que pierden más con todo esto son los trabajadores que no están garantizados en sus puestos por culpa de los dueños que tuvieron la oportunidad de “ponerse en regla” y no lo hicieron.

El ministro de obras públicas, Diosdado Cabello dijo: “aquí no estamos revocando concesiones, sino recuperando concesiones que estaban secuestradas por personas que operaban ilegalmente desde hace 40 años. Es un acto de justicia”. Además solicitó que presenten documentos donde Conatel le habilite para emitir. Esto, a mi parecer, da a entender lo expuesto más arriba.

Uno de los afectados, Rómulo Raymondi, director de la radio Barlovento del estado central de Miranda, manifestó que tras el anuncio del ministro Cabello procedió a suspender las transmisiones de su radio, que abrió su padre hace 45 años, para evitar que le "confisquen los equipos". Ellos tienen el derecho de apelar al Tribunal pero si no regularizan su situación la Justicia nada podrá hacer a su favor.


Fuente: Agencia Informativa Púlsar

No hay comentarios: