jueves, 10 de septiembre de 2009

09/09/09


Ayer fue un día inolvidable, histórico. Todos los paraguayos (también extranjeros como yo que nos sentimos paraguayos) vibraron con la Selección. No es para menos, el gol de Nelson Haedo Valdez dio voleto para cruzar el Atlántico el año que viene.

Estaba más que ansiosa, llegué al Estadio y comencé a vibrar. Debo admitir que me sentía un poco extraña, pues mis dos selecciones se enfrentaban. No obstante, estuve con la bandera albirroja en el cuello, en platea alentando a la Sele...

Mi corazón albirrojo comenzó a latir más que el albiceleste, grandes estrellas como Messi, Agüero, Gago...no existieron, fueron opacadas por los ídolos Cabañas, Haedo y el resto del equipo.

Un festejo que como dicen, no conoce partidos políticos, clubes, edades, sexos... el festejo llegó a todos por igual.

Gracias por esta alegría, gracias por darnos a todos esas ganas, esas fuerzas de creer que no deben subestimarnos.

Me siento orgullosa de decir que Paraguay está en Sudáfrica 2010. Feliz porque logramos una cuarta clasificación consecutiva...

Espero que a mi querida Argentina le vaya mejor, la quiero ver también en el mundial.

No hay comentarios: