martes, 10 de noviembre de 2009

Mío


Me encuentro desorientada una vez más.
No sos mi norte pero voy a ti.
Intenté no hacerlo y mil veces.
Mi cuerpo de testigo despojado del tuyo.
Y te miro y sonrío.
Y te abrazo y no te suelto.
Y te beso y eres mío, lo siento.
Instantes intensos que vuelven contigo,
¿o yo los traje de regreso?

2 comentarios:

Verónica dijo...

Ay yaya, como me hace suspirar tu escrito. Ay, ay,ay.

Daiana Galeano dijo...

jeje... en mí provocó lo mismo...