viernes, 18 de diciembre de 2009

Conciencia y Razón



¿Te ha pasado que sientes un objeto extraño en el estómago? Sabes que ese deseo es el incorrecto, sabes que amas y disfrutas de su oponente pero este ser es muy fuerte.
Te pasas una y mil veces negándolo, sabiendo cuánto lo anhelas.
Una sensación rebelde que no conoce barreras o límites.
Cómo disfrutas frecuentando su entorno. Cientos de pensamientos, algunos hasta lo llamarían pecaminosos.
Te sientas en primera fila para ser el mejor espectador del desfile y así acortar las distancias.
Sabes que no deberías mas aún lo sientes en ti invadiendo tu cuerpo y tu mente...
Es peligroso, lo sabes también...
Y te preguntas: - ¿Valdrá la pena arriesgarse?...
Y te digo: -No, te estrellarás muy fuerte si lo haces...
Me respondes: -Pienso que merece el riesgo...
-¡Es un absurdo! entiéndelo, reprocho...

Al fin y al cabo, es tu decisión, no la mía... Pero como alguien importante en tu vida trato de advertirte...

1 comentario:

Verónica dijo...

la conciencia y la razón son dos tías malas que no dejan vivir a la persona