jueves, 25 de febrero de 2010

Reportándome

Hacía mucho tiempo que quería escribir unas líneas pero no podía por cuestiones de conexión o vaya uno a saber. Estoy dándome un receso, estoy pensando en otras cosas. Me siento super bien, feliz! He vuelto a ver a mis seres queridos, he pisado el país que me vio nacer hace poco menos de un cuarto de siglo...
En la mañana del 13 de este mes subí a un "Kangoo" y viajé cientos de kilómetros... Un tour que cuando vuelva lo detallaré...Más adelante les contaré esta aventura que emprendí...
Solo quería reportarme y decir que no olvidé mi voz, que muchas cosas han pasado y pronto lo verán plasmado aquí...
Mientras, sigo disfrutando de mis vacaciones...

P.D: Ya extraño a mi familia, a mis amigos, a mi compuu!!! y a mis series!

sábado, 13 de febrero de 2010

Mañana incidentada

La mañana del 12 de febrero, acompañé a mi madrina a la fundación Visión para su control ocular.
Esperando ser atendidas, sentadas, hablando, escuchamos un ruido muy fuerte. Di vuelta y lo ví.


Era un accidente. Wilfrido Roa iba en una motocicleta y fue embestido por una camioneta Chevrolet doble cabina color gris, chapa EAD471, conducida por Diego Aquino. Este suceso ocurrió aproximadamente a las 06.30 hs en la calle Ingavi, al costado de la fundación, en la ciudad de Fernando de la Mora
Según algunos testigos, el conductor no tomó las precauciones debidas para cruzar la calle e ignoró completamente la señal del motociclista.
Wilfrido Roa, de aproximadamente 40 años, permaneció consciente y adolorido en la calle por unos 30 minutos, cuando fue auxiliado por el Cuerpo de Bomberos Voluntarios fernandino.
A simple vista no presentaba fracturas aunque el hombre manifestó que sentía mucho dolor en los brazos.
Varias personas trataron de ayudarlo llamando a algunos números desde su celular.
El presunto responsable del accidente y conductor de la camioneta permaneció en el lugar y declaró ante los policías.
Roa fue llevado a Emergencias Médicas a las 07.10 hs. Luego de que la ambulancia llegara retrasada.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Leer, ¿Para qué?



Muchas veces, nos excusamos diciendo que "No tenía el libro correcto en las manos". La lectura resulta un poco aburrida, larga, cansadora... Aquí les presento 33 razones realizada por Victoria Fernández, Directora de la revista CLIJ, para sumergirnos en esta maravillosa actividad.

1- Para vivir más
2-Para detener el tiempo
3-Para saber que estamos vivos
4-Para saber que no estamos solos
5-Para saber
6-Para aprender
7-Para aprender a pensar
8-Para descubrir el mundo
9-Para conocer otros mundos
10-Para conocer a los otros
11-Para conocernos a nosotros mismos
12-Para compartir un legado común
13-Para crear un mundo propio
14-Para reír
15-Para llorar
16-Para consolarnos
17-Para desterrar la melancolía
18-Para ser lo que somos
19-Para ser lo que no somos
20-Para dudar
21-Para negar
22-Para afirmar
23-Para huir del ruido
24-Para combatir la fealdad
25-Para refugiarnos
26-Para evadirnos
27-Para imaginar
28-Paraexplorar
29-Para jugar
30-Para pasarlo bien
31-Para soñar
32-Para crecer
33-¿Cuál es tu motivo?


El mío es el placer. Me encanta leer un libro apenas pueda, leer por ganas. Por deleite, gozo, por la simple razón de leer sin buscar un porqué...

domingo, 7 de febrero de 2010

Dejar de esperar



Sigo aquí, esperando algo que sé muy bien que no vendrá...
Sigo aquí como desde el primer día en que te vi...
Es hora de dejar de ser ilusa...
Nada ni nadie vendrá, lo que espero es absurdo...
Este corazón debe seguir...
Debo darle la oportunidad de vivir, de sentir,
de olvidar, de comenzar de nuevo...
Debo levantarme, debo dejar de mirar la vida pasar...
Quiero arrancar mis esperanzas y dejarlas partir...
Quiero apartarte de mis pensamientos, de mi cuerpo y de mi mente...
Quiero alejarte de mi corazón... Quiero dar oportunidades...
Quiero seguir adelante, esperando ya nada de ti...
Quiero por fin sentir alivio... Quiero dejar todo fluir...

viernes, 5 de febrero de 2010

Adolescente: ¿Con o sin causa?



Últimamente he convivido más que cualquiera con una puberta. Tiene 14 años y a los 13 tuvo su primer novio. Ella es una amiga, casi una hermana para mí...
La conocí cuando apenas tenía unos días de nacida, era tan chiquitita que todavía recuerdo cómo cabía prácticamente en la palma de la mano de su padre.
Esta niña ha pasado por muchos problemas, como muchos de su edad, más aún en el S XXI cuando el divorcio parece estar de moda.
No sé exactamente lo que implica ser madre, pues todavía no lo soy, pero a mis 23 años y conviviendo con infantes/ pubertos/ adolescentes, sé lo que quieren y lo que esperan...
Quieren seguir la moda que les impone la televisión o su cantante favorito. Esperan ser dueños de su libertad como si fueran unos adultos bien pensantes y razonables.
Muchas veces, el privarle de algunas cuestiones como por ejemplo ir a la pileta con los amigos porque es "peligroso" le afecta más que las peleas constantes entre sus padres. La privación no es la mejor opción.
Un adolescente (según mi percepción, no soy psicóloga, pero veo algunas cosas) desea experimentar las cosas que nosotros ya hemos pasado. El primer beso, el cuerpo deseado, las dietas, el alcohol, el tabaco, hasta me animaría a decir el sexo.
¿Lo haré? ¿Y si no me gusta? ¿Me voy arrepentir? son cuestionamientos que alguna vez se plantearon estos chicos.
Ahora expongo mi idea principal en este tema. El apoyo de los padres, sobretodo de la madre, ¿Es realmente una madre precavida o es sobreprotección? ¿Deja a su hijo/a experimentar o le da rienda suelta al libertinaje? Son las preguntas que yo me hago de vez en cuando, cuando miro a esta niña vivir su vida, cuando la veo planeando su gran fiesta de 15 años, cuando veo que poco a poco va perdiendo la inocencia...
Estos chicos merecen un poco de confianza por parte de sus padres, el apoyo que ellos necesitan deben encontrarlo en su hogar. Las respuestas a sus mil y un preguntas deben hallarlas dentro de esas cuatro paredes que los acojen día y noche...
Es menester guiarles por el camino que los llevará a toparse frente a frente con su "yo" y dejar de ser un "Adolescente sin causa"...
Es lo que pienso, podría estar equivocada, medítenlo...