jueves, 8 de abril de 2010

Sin nada que decir, solo sentir



Hoy es un día como cualquier otro en que me siento prisionera del silencio.
Miles de pensamientos dando vueltas en mi cabeza como si fuera una montaña rusa, yendo y viniendo de todos los ángulos...
No tener mucho que decir sino más bien, mucho que sentir.
El sentimiento es el producto de mis propias emociones, me emociono al verte, al escucharte...
Me emociono al verme junto a ti pero mucho más al notarte ausente...
Deja de huir y por única vez quédate junto a mí para mirarte cuando las palabras sobren...
Deja de querer protegerme que yo lo haré por mí misma...
Deja de una vez de decidir por los dos que yo también tengo voz...
Si no puedes ver lo que tienes aquí, lo que ofrezco de mí creo que está mucho más claro, esto tiene un final. Me resignaba a creerlo porque una vez dijimos que era el inicio que no tendría fin...
Hoy no tengo nada que decir, solo sentir esta angustia negra que oscurece la claridad de mis ideas, de mis sueños...
Una vez más debo levantarme... lo importante es hacerlo y no permanecer en el suelo mucho tiempo. ¿No crees?

1 comentario:

Verónica dijo...

ami, hay momentos en que las palabras sobran solo se puede sentir. Para mí es lindo y feo a la vez. Uno no puedo exteriorizar mis pensamientos porque lo que me sucede sobrepasa lo racional.Si te contara yaya todo lo que estoy viviendo. Supera mi racionalidad y es como si una magia me dominara por completo.