martes, 27 de abril de 2010

Solidaridad



Un sábado de tarde. Llovizna y día gris. No importa su marido, no importa su beba de seis meses. Ella sale, sin rumbo aparente... Descalza y con frío, sigue su camino.

Andando las calles, se encuentra perdida. Unas voces en su cabeza dicen que haga lo que no haría. Tirarse al barro de la cancha como lo hacen los jugadores en un festejo... ¿Por qué hice esto?, se pregunta luego de una hora.

Unas voces en su cabeza le indican el camino errado. Ninguno llegará a su destino, mas no da marcha atrás.

Mira de un lado al otro. Todo es desconocido...sigue andando su camino, ya a casa no puede volver.

Una señora la encuentra. Le ofrece asiento y merienda caliente. Otra persona le da ropa limpia.

La mujer se encuentra mejor. Las voces parecen haberse ido a otro lugar. "No puedo volver", dice mientras llora.

Unos números y su hermana del otro lado del móvil. La estaban buscando con policías. La beba desesperada pedía por su madre.

Luego de unos minutos, la mujer puede volver con su hermana junto a su pequeña que la espera.

El espíritu solidario. Pásalo...

3 comentarios:

Verónica dijo...

muy lindo ami, triste también!

Marlene dijo...

Own!! se me estrujó el corazón :(

Abrazo
marlene

Daiana Galeano dijo...

Muy triste pero ocurrió. Lastimosamente.
Un abrazo para vos también Marlene :)

Gracias Vero...