viernes, 25 de junio de 2010

Amor adolescente y unos ojos cafés

No sé sus nombres. Los he visto un par de veces. Él: carilindo, de unos 17 años, no muy alto, con la espalda grande y una sonrisa perfecta. Ella: aproximadamente la misma edad (quizás hasta sean compañeros del colegio), piel blanca, alta y muy coqueta.

Parecía no ser un buen día para ambos. Él hablaba mucho, ella, escuchaba, parada y sin decir nada, con la mirada perdida pero prestando atención a las palabras de su amado.

La gente pasaba, a ellos no les importaba. Estaban ausentes de todo y de todos. Él la observaba, en sus ojos notaba dolor,decepción. Ella trataba de esquivar aquella mirada punzante pero tan tierna como la de un osito triste y mojado.

Unas lágrimas mojaban el rostro de ella, abriendo camino para terminar en los labios. Él no se inmutaba, seguía hablándole, quizás reprochando alguna actitud.

Por fin rompió el silencio, la joven contestaba con la voz quebrada. Era el momento de ella, él escuchaba. Segundos después, él retoma la conversación. Ahora ambos parecen quebrarse en una silenciosa mirada. Ella llora, es tanto su dolor que no puede reprimirlo. Él lucha para no demostrar emoción, en vano. Deja caer una gota dulce.

Se miran, se hablan, se abrazan, se toman de la mano. Por fin, se besan. Siguen abrazados por largo rato...

Creo que todo acabó...

Viajé en el tiempo, me convertí en protagonista. Reviví amores adolescentes, volví a mirar unos ojos cafés.

13 comentarios:

Verónica dijo...

qué romantico ami!:)

Segismundo dijo...

ojos café que tienen el recuerdo de aquellos tiempos en donde todavía no nos embriagamos de la adultez, son tiempos en que realizamos una mirada tímida al mundo que nos envuelve con sus alegrías y tristezas.
Siempre es bueno recordar aquellos momentos, aunque estén cubiertos de una tenue lágrima.

saludos

Daiana Galeano dijo...

Vero: :) gracias por estar.

Segismundo: aquellos momentos mágicos donde no teníamos mayores responsabilidades, donde creíamos en la magia del amor y de la persona amada. Donde todo era casi perfecto, es lindo recordar todo eso... Tal vez estén cubiertos de una sonrisa también y no solo lágrimas... Gracias por estar
Un abrazo! :)

Mina dijo...

Revivir tiempos, acariciar momentos, suspirar silencios, hablar con los recuerdos, resulta maravilloso...
Gracias por prestarme tus letras para viajar..

Besos y sueños

Daiana Galeano dijo...

Mina: si quieres viajar con mis letras, tómalas todas...gracias por estar. Es bonito recordar aquella inocencia de juventud, cuando recién comenzabas a explorar el mágico mundo del amor. Un abrazo cobertor :)

-º-º-º- Flor, La Negadora dijo...

MIRE LOS PENALES Y PENSE EN VOS!!!

vamos PARAGUAYYYY!!!

BESO DAI

Flor Azul dijo...

Hola Daiana!!
Como la casualidad no existe pero si la causalidad que hermoso que hayas encontrado mi blog para yo haber podido llegar al tuyo.
Hermoso tu blog.
Te sigo !! :)
Luz y Amor, Flor Azul

Daiana Galeano dijo...

Flor, mi negadora favorita!!! que grandeeee!!! ya se viene el post del festejo...gracias!!!

Flor Azul: Gracias,nos leemos... La causalidad juega a nuestro favor :) Un abrazo cobertor :)

HeR!! ♥ dijo...

Me encanto, realmente muy lindo.
Amo el titulo que le distes: "Amor adolescente y unos ojos cafes"
Bello!!
1Besote.. Gracias x seguirme, tambien me gusta mucho tu blog.. :)

HeR!! ♥ dijo...

Me encanto, realmente muy lindo.
Amo el titulo que le distes: "Amor adolescente y unos ojos cafes"
Bello!!
1Besote.. Gracias x seguirme, tambien me gusta mucho tu blog.. :)

Daiana Galeano dijo...

HeR: Me alegro que te haya gustado... gracias!!! nos leemos! Un abrazo! :)

Cassiopeia dijo...

Cuenta, cuenta... qué pasó?
Y después?
Será lo que me imagino?

Que linda parejita!
xoxoxo

Daiana Galeano dijo...

Qué te imaginas Cassio??... estaba atenta a lo que pasaba entre ellos (no estaba espiando, ellos estaban frente a mis ojos) Luego de todo me acordé de un amor adolescente... lindos momentos del pasado :)