jueves, 1 de julio de 2010

Desconocido

Era el atardecer de un día cualquiera.
Calorcito en pleno invierno, la noche se tornó agradable.
Un desconocido más.
Pronto, su sonrisa y su mirada me obligaron a no evadirlas.
Su tez blanca, los ojos oscuros y esa barba tan prolija. Su boca apetecible.
No podía apartarlo de mi vista, parecería tener un imán.
Me preguntaba cuál sería su nombre, no intercambiamos palabras pero sí un par de miradas, de esas que desnudan el alma.
No pude confesarle lo que invadió mi cuerpo.
Mientras íbamos andando en esa carretera desierta, la luna de testigo y lo demás era historia.
Deseo volver por las mismas calles, en el mismo lugar, las mismas personas envueltas en una noche eterna. Poder moverle el cielo y el suelo, despertar todas las sensaciones que quedan por descubrir.



(imagen arreglada por mí)

3 comentarios:

-º-º-º- Flor, La Negadora dijo...

y hoy solo es un recuerdo?

Daiana Galeano dijo...

y hoy no sé donde está... ;)

Flor Azul dijo...

ay que pena !!!