martes, 8 de junio de 2010

Lo soñé

Por vez primera abordé un avión. No sé cual era mi rumbo pero creo que fue al norte, por las largas horas en el cielo, casi tocando las nubes. Estaba muy ansiosa, sabía que me esperarías al llegar. Las ganas de verte iban aumentando, los nervios estaban presentes. La piel se me erizaba, pensaba en lo que te diría apenas te tuviera en frente.

Sentía cómo descendía mi gigantezco medio de transporte. Aumentaba la presión en mi pecho, sabía que estabas allí.


Al cruzar una puerta de vidrio te encontré. Te reconocí en seguida, tienes una mirada particular que no podría confundirme jamás. Nos fundimos en un abrazo cobertor, las palabras sobraban en ese instante perfecto. No importaba nada ni nadie, solo dos personas: tú y yo. Probamos el sabor de nuestros labios y comenzamos a andar.

Me llevaste al café del cual siempre me hablabas. Perfecto, tuvimos una hermosa conversación y no nos despegábamos. Dos personas unidas por tanto sentimiento, por todo ese tiempo que me hiciste falta y que debíamos aprovechar.

Luego de varias tazas de café y masitas, fuimos a tu casa. Hermosa, no había nadie allí. Tus padres habían viajado, me confesaste. Doggy, tu cachorro nos dió la bienvenida. Todo era perfecto, yo estaba cansada pero no podría dormir sin antes conocerte mejor, fuimos a tu habitación decorada a tu estilo. Pusiste buena música y me invitaste tu vino favorito.


Nos embriagábamos pero no con alcohol sino con los besos más puros e intensos. Poco a poco fuimos despojándonos de lo que estorbaba. Hicimos el amor, como si fuera la primera vez. Quedé rendida en tus brazos, te contemplé hasta quedarme dormida.

Al día siguiente, me hiciste el desayuno. Yo, apenada, pues era la primera vez que me veías cómo soy al despertar, ¡Horrible! No importó, me dijiste que estabas muy feliz. Yo era responsable de esa felicidad. Pero no sabías, que yo estaba siendo muchísimo más feliz que vos. Al tenerte, al tocarte, al sentirte. No podía imaginarme algo mejor, eso sin duda era indescriptible.

Tocaba el cielo con mis manos, contemplaba el mar, nada podría ser más deseable.
Recargamos fuerzas debajo de tus sábanas color sepia con olor a pasión. Allí donde tu cama era cómplice de ésta- nuestra- aventura que comenzaba.





Cualquier parecido con la realidad, ficción o imaginación es pura coincidencia. Lo soñé. Y fue el mejor de los sueños.

20 comentarios:

Mario Velázquez dijo...

Cuentos no aptos para criaturas como yo?
:)
jeje,.
Saludos

Daiana Galeano dijo...

jaja así es Mario, es un cuento para adultos, vos tenés que ir a dormir, ya entramos en horario de protección al menor así que hasta mañana! :)

Marlene dijo...

Dios!!! siento que se me sale el corazón... ¿ y quien no ha tenido estos sueños mi querida Daiana? pero ten cuidado con lo que sueñas, no vaya a ser que se te haga realidad. Jajaja!!

Hey!!! que guardadito tenias a este GALAN ¿eh? estoy segura que una día se te aparecerá y hará realidad tus sueños. Hermosas imágenes las dos. La del avión ¡¡Me encantò!! el perrito es una ternura :)

Cada vez escribes mejor.. de verdad.. yo creo que te sentó bien el cambio de look en tu Blog :)

Un abrazo señorita y mis respetos :)

Daiana Galeano dijo...

Marlene: si lo que soñara se convertiría en realidad, pues soñaría mil veces lo mismo. Este GALÁN sin rostro, quizás. Tal vez lo haya inventado, imaginado o simplemente soñado (como ahora) tan perfecto. La verdad que escogí las dos imágenes teniendo en cuenta lo que podía recordar de mi sueño. El perrito fue perfecto porque cumplía con el rol de "Doggy" el cachorro.
Gracias por tus palabras, ha quedado muy bonito mi blog, me gusta más que antes ;)
Un abrazo cobertor para vos y mis respetos siempre! :)

mariel dijo...

jaja.., eso se llama profesionalismo!
lindo sueño :)

Daiana Galeano dijo...

jaja sii... Gracias Mariel por pasarte :) Besitos!

Mayo dijo...

Vamos que me hiciste recordar mi reencuentro con mi marido después de 15 meses de separación. Claro, con algunos detallitos: no había perro, había una nena, yo me lo llevé al depa, las sábanas eran de cuadritos y olían a suavizante aroma de bebé (qué sexy, no? jaja), nuestra nena no dejó hacer nada, y nos pasamos todo el rato conversando y por ahí una discusión...
Vale, vale, no se parecen en nada, pero así es como me hubiera gustado que fuera! jajajaa

Segismundo dijo...

wow! que hermoso sueño.
Espero que se pueda hacer realidad, y si ya fue realidad, que se vuelva a repetir.

No hay nada mejor que los sueños se cumplan, aunque sea por un segundo, hasta que nos despertemos en la inefable realidad del mundo.

Los sueños se pueden hacer realidad, solamente debemos tener esperanzas. Y en un sueño como el que tuviste, debemos aferrarnos a la ilusión, aunque sin permitir que nos agobie, que nos deje moribundos. Debemos seguir viviendo, aunque cueste.

saludos!

Daiana Galeano dijo...

Mayo: en ese momento tal vez no pudieron amarse pero si esperaron 15 meses podrían esperar un poquitín más jeje... Lo tuyo fue hermoso, aroma a bebé y una familia reunida. Gracias! un abrazo!

Segismundo: fue solo un sueño, todavía no se hizo realidad. Pero quién dice si algún día!... :) Es así, disfrutar de los sueños, de las ilusiones, de esa magia envolvente pero sin que nos deje moribundos como has dicho. Vale la pena dar rienda suelta a la imaginación y cumplir todos los deseos...
Saludos!

-º-º-º- Flor dijo...

Que lindo sueño DAI, con sueños asi, escribis una novela romantica divina!!!

De algun deseo surgio ese sueño, vos sabrás!

Besos

Mina dijo...

Tu sueño que me sabe a mi realidad... una realidad no tan soñada, pero que ha florecido con tus letras, mágico escrito, sonrisas atrapadas y recuerdos añorados.

Besitos preciosa

BluEmoOn dijo...

Lindo sueño... en la espera de que la realidad haga su aparición... verdad?

Un abrazo..

Daiana Galeano dijo...

Flor: me descubriste! jaja... creo que al anhelar tanto algo, está tan metido dentro de vos que en algún momento se manifiesta, creo que a eso se debió este sueño... Gracias por pasarte, besitos a mi negadora favorita :)

Mina: me alegro que te haya transportado a tu realidad. Los sueños son mágicos. Sentimientos inefables. Soñar es creer que todo puede ser perfecto, como lo deseas. Quizás alguna vez se convierta en una hermosa realidad, tal vez no. Pero vale la pena vivirlos :) Besitos!!

Bluemoon: vaya sorpresa la mía! encontrarte en mi blog. Bienvenida! He leído muy bien sobre vos y fue hermoso encontrarte acá. Y sí, esperando que la realidad haga su aparición ;)
Un abrazo! :)

Verónica dijo...

qué lindo sueño! yo suelo tener esa clase de sueños jiji:D

Ronini dijo...

Los sueños se hacen realidad, jejejejejj, gracias por estar linda

Daiana Galeano dijo...

Vero: Gracias amiga, contá tus sueños! (si no son secretos jeje)...

Ronini: Siempre estaré ahí...gracias por pasarte. Espero que este sueño en particular se haga realidad algún día :) Un abrazo!

Cassiopeia dijo...

Convenceme. No creo que fuera un suenno...
Parece real.

Daiana Galeano dijo...

Ojalá fuera real Cassio! quizás por querer estar con esa persona y pensarlo me hizo soñar esto, fue real ahí, en mis sueños, porque lo viví, porque lo sentí, porque estuve allí... Gracias por estar, un abrazo cobertor! :)

Charles dijo...

FABULOSO!!!

Daiana Galeano dijo...

Gracias Charles!!! ey, sos mi primo? el que conozco? el hno de mi ahijado? si es así que gustoooo encontrarte!! Besos :)