martes, 22 de junio de 2010

Su sombra



Anduve caminando en estas calles vacías, frías y oscuras. No lo pude evitar, debía andar unas cuadras, necesitaba hacerlo. En el trayecto iba pateando piedras, pensando. La sombra se formó al pasar un alumbrado público. No era la mía. Volteé para ver quién iba tras mis pasos, borrando mis huellas con sus zapatos, queriendo alcanzarme. No lo vi, no vi a nadie.
Volví a mirar al frente, mis pensamientos regresaron. Filosofía de vida. Preguntas, algunas, sin respuestas. Mi aspecto para nada era femenino, la campera con capucha que llevaba era bastante holgada. No sentí miedo, pensé en aquella sombra, la que había visto y no era producto de mi imaginación. Volteé nuevamente y lo vi. ¿Mba'e la porte?(¿qué tal?, al estilo masculino) dijo. Yo me asusté y comencé a andar más a prisa, sin contestar. Aquel hombre aceleraba sus pasos. Yo no podía más, sentía que pronto me alcanzaría. ¿Qué sería capaz de hacer aquella persona? No lo sé, mi miedo y nerviosismo no me dejaron pensar en una respuesta. Mis piernas adquirían una fuerza envidiable. Iba corriendo, hasta que lo perdí. En las mismas calles vacías, frías y oscuras.


Imagen

5 comentarios:

PERLA NEGRA dijo...

¡Que miedo!..ufff...me imaginé con el relato caminando por una calle oscura y sentir una sombra y unos pasos tras de mí y el miedo se me metió en el cuerpo..

Me ha gustado, si señor !!!

Besitos de nácar.

Mayo dijo...

No me gustan las sombras. Me has dejado como a la espera de una creo, jaja.

Daiana Galeano dijo...

Perla Negra: a mí también me entró el miedito, esto fue real. Anoche. Besitos para vos también... :)

Mayo: A mí tampoco me gustan las sombras. Hay que estar prevenidas, que no te sorprendan! :) Besitos! :)

Segismundo dijo...

cuidado con las noches, que las personas se transforman... los hombres se convierten en verdaderas hienas sedientas de maldad. Se aprovechan de la luz de la luna que no es refulgente como el sol...por lo mismo, hay que caminar por donde ella ilumine.
Ella es la seguridad, la Diosa de la noche.

Cuidate

Daiana Galeano dijo...

Gracias Segismundo, la verdad, andaré con más cuidado. Ya no saldré sola por las noches :)